Carcer Tullianum, Coliseo, Foro Romano y Palatino

Esta visita le permitirá admirar la excepcional estratificación de memorias históricas y artísticas que reflejan la vida y la evolución de la antigua Roma.

El Carcer Tullianum, la prisión de máxima seguridad donde se encarcelaban a los enemigos de Roma.

El Coliseo, el lugar que vio los cruentos juegos de la Roma Imperial.

El Foro Romano, centro social, comercial y religioso de la antigua Roma desde los primeros siglos de su historia.

El Monte Palatino, lugar donde nació esta ciudad en torno a mitades del siglo VIII a.C. y que posteriormente fue sede de los palacios que acogieron a los grandes emperadores de Roma

Clivo Argentario

Precio

desde € 24,00

Duración

2 horas
3 horas visita detallada

Ventajas

  • Con una sola entrada podrá visitar el Coliseo (la reserva es obligatoria), el Foro Romano, el Monte Palatino y el Carcer Tullianum.

Qué incluye

  • Entrada a el Carcer Tullianum;
  • Recorrido dentro del complejo arqueológico con ayuda de una tablet (italiano, inglés y español);
  • Entrada al Coliseo (la reserva es obligatoria), al Foro Romano y al Monte Palatino;
  • Recepción y asistencia por parte de nuestro personal multilingüe;
  • Gaston de reserva y gestión.

Qué no incluye

  • Visita guiada a el Carcer Tullianum, al Foro Romano y al Monte Palatino;
  • Audioguía del Coliseo
  • Todo cuanto no esté indicado en “Qué incluye”

Opción visita guiada - ACTUALMENTE NO DISPONIBLE 

La visita guiada incluye un guía oficial que le hará visitar el Carcer Tullianum y el Foro Romano en el idioma elegido por usted y que le acompañará durante todo el recorrido de la zona arqueológica del Foro Romano hasta la entrada del Coliseo.

L'entrada al Coliseo se realizarà de forma autònoma y es obligatoria la reserva.

Información y recepción

Lugar de canje y emisión del billete

  • Carcer Tullianum, Clivo Argentario

Información importante

  • No está prevista la compra acumulable de más de 13 entradas combinadas de uso individual
  • La entrada para el Coliseo, el Foro Romano y el Monte Palatino tiene una validez de un días y solo se autoriza una sola entrada al Coliseo y una sola entrada al Foro Romano y el Monte Palatino  
  • En los días en que la entrada al Coliseo, el Foro Romano y el Monte Palatino es gratuita para todos los visitantes, segùn los horarios ordinarios de apertura, es posible de comprar el billete combinado Carcer Tullianum + Zona Arqueológica al precio reducido de 7,00 € en la taquilla de el Carcer Tullianum.
  • La visita a el Carcer Tullianum  puede reservarse en el momento de la compra.
  • La reserva para el Coliseo es obligatoria y el tiempo de reserva debe ser de 1h y media después de la visita al Carcer Tullianum. 
  • Para la visita al Coliseo será necesario ir a las taquillas del Coliseo 15 minutos antes de la hora de reserva. 
  • Para el Foro Romano y el Monte Palatino, no se necesita ninguna reserva.

Suplemento Visita Guiada de el Carcer Tullianum y del Foro Romano con la única entrada al Coliseo y el Monte Palatino. - ACTUALMENTE NO DISPONIBLE  

Meeting Point

Oficina ORP, via dei Cestari, n. 21

Información importante:

  • La visita guiada está prevista solo en el Carcer Tullianum y el Foro Romano
  • La entrada da derecho a la sola entrada al Coliseo y al Monte Palatino, pero no está prevista la explicación en el interior de estos emplazamientos.
  • La visita tiene una duración aproximada de 3 horas, y está prevista para grupos de máximo 13 personas.

Para más información:
tel +39 06 69896379
email romacristiana@orpnet.org

 

Lugares de interés

El Coliseo

El Coliseo es quizás el monumento más conocido en el mundo desde siempre cómo símbolo de la romanidad. Fue construido en solo 8 años, del 72 al 80 d.C., por los imperadores Flavi, Vespasiano primero y luego sus hijos Tito y Domiciano, con una rapidez que testimonia el alto nivel de la ingeniería romana. Para su inauguración se organizaron 100 días de fiesta durante los cuales se mataron más de 5.000 animales feroces. En la antigüedad debía ser impresionante, blanquísimo porque estaba totalmente cubierto de travertino, un mármol blanco local, y de estatuas. El Coliseo abría gratuitamente sus puertas a sus 70000 espectadores. El anillo inferior, el más cercano a la arena, estaba reservado a las personas más importantes, los senadores, los magistrados, los sacerdotes y las vestales; más arriba se sentaban los miembros de varias órdenes ecuestres; a continuación los comerciantes y los invitados públicos, por encima de ellos los miembros del pueblo y en el sector más alto, las mujeres.

leer más

Los espectáculos que se organizaban eran básicamente dos: los combates entre gladiadores y las caresìas con animales feroces. Todo occurrìa en la arena, el gran estrado de madera de 75 metros de largo y 44 de ancho, cubierto de arena. Bajo la arena se extendían dos zonas subterráneas con estancias, pasillos, jaulas y montacargas especiales que permitían subir animales y gladiadores a la arena y crear unos momentos de suspense sin igual. En el Coliseo se cumplia también la condena a muerte por obra de los animales, que hozo de este lugar símbolo del martirio de muchos cristianos occurido durante las persecuciones de los siglos sucesivos.

ocultar

El Foro Romano

El centro de Roma durante muchos siglos desde su nacimiento y hasta su caída ha sido el Foro Romano. Nacido a los pies del Capitolio , era antiguamente una zona insalubre y pantanosa. En el siglo VI a.C., el valle se benefició de la construcción de la Cloaca Máxima, el primer alcantarillado de la historia. La zona pronto se convirtió en el centro social, político y religioso de Roma desde el período de los reyes a la República y para todo el imperio. Se construyeron edificios políticos como el Senado, las Basílicas, lugares de encuentro, de comercios y de administración de la justicia, muchos templos dedicados a los Dioses de Roma y arcos monumentales en recuerdo de las hazanaz de grandes emperadores como Tito y Septimio Severo. Por aquí pasaba el último tramo de la Via Sacra por la que llegaban los generales triunfantes al templo de Júpiter situado en el Capitolio.

leer más

Tras la caída del imperio y después de las invasiones bárbaras, Roma empezó un lento pero inexorable proceso de decadencia. El Foro fue abandonado y despojado de muchos de sus mármoles, los desbordamientos del río contribuyeron al lento recubrimiento que elevó el nivel del valle. A partir del 1600, algunos templos fueron transformados en iglesias, lo que contribuyó en parte a su conservación. Se construyeron grandes viviendas y las grandes areas libres fueron transformadas en un mercado de ganado, tan importante que todavía hoy los romanos llaman a esta zona Campo Vacuna.

ocultar

El Palatino

El Monte Palatino es el más conocido de las siete colinas que rodean el valle del Foro Romano. Según la tradición, fue aquí donde Rómulo fundó Roma, en el año 754 a.C. Antiguas cabañas de pastores, encontradas en un vértice de la colina, dan fe de la realidad de la Roma de estos primeros siglos. El Monte Palatino ha sido siempre un lugar privilegiado por su proximidad con el Foro y por su especial ubicación. Durante el período de la República en él vivieron grandes personajes como Cicerón, y el Triunviro Marco Antonio. Pero es con Octaviano Augusto, el primer emperador, cuando la colina se convierte en sede imperial. Y sus sucesores, Tiberio, Calígula y Nerón, prosiguen su obra. Tras el incendio ocurrido en el año 64 d.C., una gran parte del Monte Palatino, así como la zona de las colinas circundantes, fue ocupado por el ostentoso palacio neroniano, el Domus Aurea.

leer más

Pero fue con la muerte de Nerón y el posterior ascenso de Domiciano, el tercero de los emperadores de la dinastía Flavia, cuando el Monte Palatino sufrió un auténtico trastorno urbanístico. Domiciano construyó el grandioso y elegante palacio llamado Domus Augustana, que todavía hoy representa una parte importante del Monte, al que añadió un hipódromo y Septimio Severo amplió las termas y embelleció también el palacio con vistas a la zona del Circo Máximo. El Monte Palatino estuvo habitado durante todo el período imperial e incluso después de la caída del Imperio romano, que se produjo a finales del siglo V d.C. De hecho, aquí establecieron su residencia los primeros reyes bárbaros. Durante la Edad Media, parte de las colinas fueron ocupadas por monasterios y por algunas nobles familias romanas. En el Renacimiento, el Cardenal Alejandro Farnesio, sobrino de Pablo III, transformó el Monte Palatino en un gran jardín, un espacio destinado al paseo y a la meditación. Se plantaron árboles y plantas hasta el punto que la Colina se convirtió en el primer gran jardín botánico de la Roma renacentista. El Monte Palatino es todavía una de las mayores canteras de excavación de la arqueología italiana y ofrece continuamente materiales que permiten reconstruir mejor la vida y los detalles de la República y del Imperio.

ocultar
desde € 24,00

Añada otras experiencias