Las Catacumbas de los Santos Marcellino y Pietro

Las catacumbas son espacios subterráneos que nacieron entre finales del siglo II y principios del III d.C., utilizados para el entierro y conmemoración funeraria de los miembros de la comunidad cristiana.

Estos cementerios se excavaron principalmente en la toba y en la puzolana, así como en otros tipos de suelo caracterizados por la facilidad de procesamiento y gran resistencia, como para garantizar la creación de complejos sistemas de túneles y cubículos estructurados en diferentes pisos.

Algunas de estas salas están ricamente decoradas, otras han albergado las tumbas de los mártires que durante la Edad Media atrajeron la devoción de numerosos peregrinos.

Via Casilina, 641

Precio

€ 8,50

Duración

40 min

Descripción

Las catacumbas de los Santos Marcellino y Pietro se hallan en la tercera milla de la antigua vía Labicana, ahora vía Casilina.

En la antigüedad se le llamaba ad duas lauros ("a los dos laureles") un topónimo que indicaba, además de la zona del cementerio, una vasta propiedad del emperador. Los laureles, de hecho, eran tradicionalmente arbustos colocados a la entrada de tierras propiedad de los imperiales.

En este lugar, donde había existido la necrópolis de los Equites Singulares Augusti, guardia a caballo del emperador desde el siglo II, se instaló en la segunda mitad del siglo III la catacumba cristiana que albergaba los cuerpos de numerosos mártires de la persecución de Diocleciano: en primer lugar los de los Santos Marcellino y Pietro, que dan el nombre a la catacumba.

La catacumba conserva un vasto patrimonio pictórico, datable de los siglos III y IV, parcialmente restaurado recientemente con tecnología láser. En la época de Constantino, se erigió el conjunto monumental que se alzaba sobre el suelo de la catacumba, que consistía en una gran basílica en forma de circo romano (llamado "circiforme") conectada a un mausoleo, probablemente construido por Constantino para él, pero posteriormente destinado a albergar el entierro de su madre, Augusta Elena.

Los restos de Santa Elena se guardaron en un gran sarcófago de pórfido rojo, que hoy se puede visitar en los Museos Vaticanos.

Tarifas de acceso (gastos de gestión incluidos)

Entrada tarifa completa 8,50 €

  • El billete incluye una visita guiada a las catacumbas con personal interno (para los idiomas disponibles, consulte a continuación)

Entrada tarifa reducida 5,50 €

  • Niños de 7 a 16 años
  • Grupos formados por estudiantes de primer y segundo grado (edades entre 7 y 16 años)
  • Estudiantes de arqueología, arquitectura, historia del arte y bienes culturales, hasta los 25 años de edad, que se presentan con la certificaciòn adecuada
  • Sacerdotes, religiosos y religiosas, seminaristas y novicias, que se presentan con la certificaciòn adecuada.

Entrada gratuita

  • Niños de 0 a 6 años
  • Personas discapacitadas y su posible acompañante
  • Estudiantes del Pontificio Instituto de Arqueología Cristiana (provistas de una tarjeta expedida por la Pontificia Comisión de Arqueología Sacra)
  • Sacerdotes y monjas pertenecientes a la Familia Religiosa de la Comunidad de Custodia de la catacumba. Profesores, docentes y catequistas que acompañen a grupos (una entrada gratuita por cada 15 visitantes de pago)
  • Para los grupos de al menos 35 personas que compren la entrada de tarifa completa, se concederan 2 entradas gratuitas.
  • Guías turísticos con carnet en curso de validez y estudiosos que, documentando el objeto de su investigaciòn, soliciten específicamente a la Pontificia Comisión de Arqueología Sacra.

Información y recepción

  • Debido a la naturaleza especifica de los lugares, existen limitaciones para la visita por parte de personas discapacitadas.
  • Sin embargo, se aconseja a los visitantes llevar zapatos adecuados para un suelo antiguo y no totalmente llano, y en función de la temporada, ropa adeguada a las temperaturas de los subterráneos.
  • Dentro de la catacumba está prohibido hacer fotos y filmar vídeos.
  • Está prohibido fumar dentro de los monumentos

Idiomas disponibles para las visitas guiadas: Italiano, Inglés.

Para otros horarios de entrada, idiomas y días disponibles, escriba a info@omniavaticanrome.org

MEDIDAS DE SEGURIDAD ANTI COVID:

  • Las áreas comunes se desinfectan regularmente
  • El acceso al sitio está limitado para evitar multitudes.
  • Las personas con fiebre, tos, dolor de garganta u otros síntomas similares a los de la gripe no pueden ingresar

Por favor:

  • Desinfecta tus manos al llegar
  • Usa siempre la mascarilla
  • Mantenga siempre una distancia de seguridad de al menos 1 metro de otras personas
  • Evite el contacto con personas y cosas.
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca
  • Toser o estornudar en un pañuelo desechable o utilizar la curva del codo

Cómo llegar con el transporte público

SANTOS MARCELLINO Y PIETRO Y MAUSOLEO DE SANTA ELENA

Dirección:  Via Casilina, 641

  • TRANVÍA: parada Berardi línea Termini - Centocelle (2 minutos a pie)
  • AUTOBÚS: parada Berardi línea 105 (2 minutos a pie)

El valor de la experiencia

El nombre más antiguo de estos lugares excavados bajo tierra era el nuestro y más común "cementerio", palabra que deriva del griego y significa "lugar de descanso". Cuando los cristianos depositaron los cuerpos de sus seres queridos fallecidos, estaban seguros de que solo estaban dormidos por un largo sueño, esperando el despertar de la resurrección. Por eso las catacumbas no son tristes tugurios oscuros, sino un mundo secreto que se abre al peregrino con toda la belleza, fe y memoria de quienes creyeron en Cristo y en su palabra de esperanza.

Card. Ravasi

Posicion GoogleMaps

Lugares de interés

Un entorno particularmente importante es la cripta de los Santos Marcelino y Pietro, monumentalizados primero por el Papa Dámaso (366-384) y luego, en el siglo VI, transformados en una verdadera basílica subterránea, destino de numerosas peregrinaciones.

No lejos de la cripta, hay un cubículo en cuya bóveda se puede ver un fresco de finales del siglo IV en el que se representan los mártires de la catacumba en presencia de Cristo entronizado entre los santos Pedro y Pablo.

leer más

Entre los frescos recientemente restaurados es posible visitar una serie de salas con singulares escenas de banquetes para referirse a rituales funerarios tanto reales como simbólicos. La visita se completa con la exposición del museo alojada en las salas del Mausoleo de Santa Elena, que recoge e ilustra los testimonios funerarios que se han producido a lo largo de los siglos en esta zona.

ocultar
€ 8,50

Añada otras experiencias