Las Catacumbas de Roma

Las catacumbas son espacios subterráneos que nacieron entre finales del siglo II y principios del III d.C., utilizados para el entierro y conmemoración funeraria de los miembros de la Comunidad Cristiana. Algunas de estas salas están ricamente decoradas, otras han albergado las tumbas de los mártires que durante la Edad Media atrajeron la devoción de numerosos peregrinos.

El nombre más antiguo de estos lugares excavados bajo tierra era el nuestro y más común "cementerio", palabra que deriva del griego y significa "lugar de descanso". Cuando los cristianos depositaron los cuerpos de sus seres queridos fallecidos, estaban seguros de que solo estaban dormidos por un largo sueño, esperando el despertar de la resurrección. Por eso las catacumbas no son tristes tugurios oscuros, sino un mundo secreto que se abre al peregrino con toda la belleza, fe y memoria de quienes creyeron en Cristo y en su palabra de esperanza.

Card. Ravasi